Blog

SALUDO DEL PADRE MAESTRO GENERAL AL PAPA FRANCISCO

Saludo del P. Fr. Juan Carlos Saavedra Lucho, O de M.
Maestro General de la Orden de la B.V.M. de la Merced
A su Santidad PP. Francisco,
durante la Audiencia privada,
en la sala Clementina del Palacio apostólico Vaticano
el día 6 de diciembre 2018,
memoria de san Pedro Pascual, religioso y mártir de la Orden.

Dios ha visitado y redimido a su pueblo! (Lc 1,67ss).

Santidad:

En comunión eclesial expresada en “fraternidad y servicio”, de “visita y redención” (cf. Proemio Const. Amerianas 1272; COM 1 y 4), quiero expresarle el saludo de toda la Familia mercedaria que en este Año viene celebrando los 800 años de la fundación de la “Orden de la Bienaventurada Virgen María de la Merced” (COM 5).

Entre los presentes están representados los religiosos de la Orden, los mercedarios delcalzos, las religiosas de vida activa y contemplativa, que van configurando el tesoro espiritual de nuestro instituto (cf. COM 11). En ese tiempo de “gracia, redención y bendición” (Cf. Juan C. Saavedra, Mensaje del P. Maestro general al inicio del jubileo, Prot MG 1, Roma 16 y 17-01-2018) reciba también el saludo de todos los que conforman las Fraternidades laicales mercedarias.

Unidos en la oración eucarística que ha sostenido y sigue sosteniendo esta obra de gran caridad durante estos ocho siglos de existencia (cf. Manuel Anglés, Carta por la jornada de oración por las vocaciones, Prot 2/2018, Roma 21-04-2018), le expreso que el 10 de agosto de 1218, san Pedro Nolasco impulsado por el amor de Cristo Redentor, inspirado por nuestra Madre, la Virgen María, y respondiendo a las necesidades de la Iglesia, fundó en Barcelona, España, la Orden de la Merced, con un carisma particular, la redención de los cautivos (cf. COM 2 y 14).

Por tal motivo, el hecho y significado de celebrar el Año del Jubileo con signos de continuidad en la misión redentora de la Iglesia nos alegra al recibir su bendición apostólica como Padre, pastor y guía de nuestra Orden y del pueblo de Dios en camino de salvación.

Santo Padre, le manifiesto que los mercedarios inmersos en las “Nuevas formas de cautividades” (COM 14 y 16) continuamos evangelizando en torno a este mundo lleno de sueños y esperanzas; reconocemos que hay situaciones difíciles de enfrentar, el mundo relativo, efímero, líquido y pluricultural, donde muchas veces se encuentra la enfermedad o subcultura del descarte, de lo provisorio del egoísmo, la indiferencia y otras situaciones que desdicen y resquebrajan la promoción de la vida y del ser humano.

Frente a ello, seguimos apostando por la libertad de los hijos e hjas de Dios (cf. COM 9 y 16), concretizando nuestra misión redentora en lugares de Encarnación y Transfiguración, entre ellos: promoviendo la cultura de valores a través de la actividad educativa, el acompañamiento de migrantes y refugiados, la pastoral penitenciaria a favor de la reinserción de los privados de la libertad, la asistencia en casas hogares de niños huérfanos, de la calle, de las perfiferias existenciales, el tema de la trata de personas y su complejidad evangelizadora, el aspecto misionero, sacramental y parroquial, y otros aspectos que favorecieron o favorecerán nuestras “Campañas redentoras” que han hecho posible verdaderas casas de Merced, espacios de evangelización y oasis de libertad.

Que Nuestra Madre de la Merced, pedagoga del evangelio de la libertad, redentora de los cautivos y estrella de la nueva evangelización, quien muestra su ternura y misericordia, sea siempre “su primera imagen”, aquella medalla materno-redentora que Usted tuvo en sus manos en tiempos de su preparación para la primera comunión. Ella, la humilde esclava del Señor (Lc 1,38) sea siempre su icono evangelizador para que le ayude a fortalecer su ministerio apostólico.

Gracias Santidad, por su generosidad y apertura, por su alegría carismática y paterna bondad, por sus mensajes a la Orden, por haber recibido en la Basílica Vaticana a nuestra Madre de la Merced en el Jubileo de los encarcelados (cf. Ciudad del Vaticano, 6-10-2016), por ayudarnos a discernir y resolver algunos problemas, por confiar en nosotros, más aún, por recibirnos en este recinto apostólico en este día que celebramos la memoria de san Pedro Pascual, religioso y mártir de la Orden, patrón de los estudiantes mercedarios.

Rezaremos siempre por usted, le deseamos una Feliz Navidad y próspero Año Nuevo. ¡Dios lo bendiga siempre! Y que este tiempo jubilar mercedario sea un Kairós y Kainós (P. Damase Masabo, Reunión con Superiores generales/as de la Orden, Roma 5-12-2018) de Adviento, Encarnación y redención.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn

© Copyright 2017. All rights reserved / Provincia Mercedaria del Perú